CDMX. Gómez Morin vs Cortés, un escándalo de “vida o muerte para el PAN”
17 de octubre - 2018

Fuente: PROCESO

Los señalamientos de Juan José Rodríguez Prats contra Marko Cortés en el sentido de que en 2011 recibió 70 millones de pesos de empresarios cuando buscaba ser candidato a la gubernatura de Michoacán (Proceso 2188) provocaron conmoción en el Partido Acción Nacional. Manuel Gómez Morin, quien compite con Cortés por la presidencia panista, amenaza con presentar una denuncia ante la PGR contra su rival, mientras que sus seguidores exigen la expulsión del michoacano. Otros, como el comisionado Gerardo Priego, pide a sus correligionarios “dejar la chinampina política”, pues las elecciones internas son “de vida o muerte para el PAN”.

El documento de cinco hojas, recibido en la Comisión de Orden y Disciplina del Partido Acción Nacional (PAN) a las 16:57 horas del lunes 8, tiene el áspero lenguaje de los abogados, pero el asunto que demanda es nítido: “Se solicita la expulsión de Marko Antonio Cortés Mendoza”.

Seis minutos después, a las 17:03, copia del documento firmado por Heidi Gertud Storsberg Montes, representante de Manuel Gómez Morin Martínez del Río –rival de Cortés en la disputa por la presidencia del PAN–, fue entregado a la instancia que organiza la elección interna y luego a la Comisión Anticorrupción.

En medio de la disputa por la presidencia del PAN, cuya campaña inició el viernes 12, Cortés es acusado de deslealtad a la doctrina partidista y de contravenir la obligación de desarrollar con transparencia, probidad, eficacia y honradez las tareas que como militante, dirigente, funcionario del partido o servidor público le sean encomendadas.

Este nuevo escándalo de corrupción que sacude al PAN se deriva de la revelación hecha a Proceso por Juan José Rodríguez Prats, presidente de la Comisión de Doctrina, en el sentido de que Cortés admitió ante él haber recibido 70 millones de pesos de empresarios cuando, en 2011, buscaba ser candidato a la gubernatura de Michoacán.

Por eso el escrito de la representante de Gómez Morin, nieto del fundador del PAN, es directo: “Solicitar al militante Juan José Rodríguez Prats, presidente de la Comisión de Doctrina del partido, rendir declaración ante las comisiones de Anticorrupción y Orden y Disciplina Interpartidista”.

–¿Está usted dispuesto a rendir declaración?

–¡Desde luego! ¡Sostengo lo que dije! –responde Rodríguez Prats, cuyo diálogo con Cortés, publicado en la edición 2188 de este semanario, es reproducido en el escrito de Gómez Morin.

Esa conversación se efectuó, según  Rodríguez Prats, en las oficinas de la Fundación Rafael Preciado en 2011, cuando Cortés, quien buscaba ser candidato del PAN a gobernador ante Luisa María Calderón, le confesó que empresarios le habían dado 70 millones de pesos.

–Pero qué estás haciendo. ¿El dinero es a cambio de negocios?

–Sí –confirmó Cortés.

–¡Es inmoral! –reprobó Rodríguez Prats.

–Será inmoral, pero es legal.

–¡No, también es ilegal!

–Todos lo hacen.

Pero, además, esta confesión de Cortés forma parte del informe escrito que él, como delegado del PAN en Michoacán, rindió en sesión del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) en mayo de 2011, cuando el presidente era Gustavo Madero y la secretaria general era Cecilia Romero, quien ahora preside la comisión organizadora de la elección interna.

“Cecilia y Madero son testigos. Ahí estaba también Luis Felipe Bravo Mena, presidente de la Comisión Anticorrupción. Ellos vieron el debate que sustuvimos Marko Cortés y yo. ¡Y él no negó haber recibido los 70 millones! ¡No lo negó! ¡Yo se lo restregué y no lo negó! Eso consta en actas. Recuerdo que se me acercó Elenita Álvarez y me dijo: ‘Qué valiente fue su informe’.”

Este nuevo caso de corrupción amenaza inclusive con ser llevado a la Procuraduría General de la República (PGR) por Gómez Morin, cuya sola posibilidad, anunciada el martes 9, conmocionó al panismo nacional, especialmente a la comisión arbitral de la elección interna, que el miércoles 10 emitió un “enérgico exhorto” a los dos candidatos y a sus equipos para conducirse con civilidad.

“La fotografía del nieto del fundador del PAN denunciando en la PGR a un panista sería la muerte del partido”, expresó ante sus compañeros el comisionado Gerardo Priego Tapia, quien propuso el regaño público para los dos candidatos, porque los seguidores de Cortés acusan a Gómez Morin de ser “un infiltrado” de Andrés Manuel López Obrador en el PAN y ponen como prueba una fotografía de ambos.

Entre la vida y la muerte

La representante de Cortés, Mariana de Lachica, exigió una amonestación pública de la comisión a Gómez Morin, como se hizo cuando el michoacano usó un call center para promoverse entre la militancia, pero el regaño fue para ambos contendientes.

Priego Tapia dice, en entrevista con el reportero, que los dos candidatos y sus equipos deben ser cuidadosos para no dañar al PAN, y define como “muy peligroso” el señalamiento de Rodríguez Prats a Cortés. “No se puede estar apostando nada más al escándalo mediático, hay que tener mucha mesura”, puntualiza.

“Yo lo he dicho en todas las juntas de la comisión electoral: esta es una contienda de vida o muerte para el PAN”, subraya el vocero de Ricardo Anaya en la campaña presidencial y reconoce que sería muy grave que Gómez Morin acuda a la PGR a denunciar a Cortés.

“Sería demasiado escandaloso. Aun si no hay sustento, el escándalo nos va a tocar frente a la sociedad mexicana, nos van a tachar a todos los panistas. Eso ya ha generado mucha inquietud. Recibí llamadas del norte y del sur, particularmente de Veracruz, de Yucatán, de Tabasco, Nuevo León, que me decían: ‘¿Qué es esto de la PGR?’. Esto de la PGR, si hay sustento, órale, ¿pero si no lo hay? Que en el partido se revise”.

–Pero es testimonio del presidente de la Comisión de Doctrina…

–Sí, efectivamente. Pero, independientemente de las personas, la forma en que se narra me parece muy débil, pero sobre todo muy arriesgado el tema de ir a meterlo a instancias partidistas y, peor, a las externas, porque entonces eso es seguro que va a ser un escándalo, sea o no sea real.

“Y lo que nosotros estamos exhortando a los candidatos es: Si son realidades, órale, va, es parte de la responsabilidad como candidatos señalarlo. Pero si son nada más cuestiones intangibles, me parece que hay que dejar de lado los escándalos mediáticos por tratar de atraer atención, que pudiera ser el caso, e irse a cosas más concretas.”

Resume: “Nosotros, como árbitro, no permitiremos una contienda donde se estén pegando de cachetadas y golpes al hígado, se estén inventando cosas, estén entrando en el terreno de la difamación y se estén agrediendo de una manera frente a la sociedad que nos afecte. Por eso quienes somos árbitros en esta contienda, los siete integrantes, decidimos advertirles a los candidatos que no vamos a tolerar que hagan cuestiones de escándalo mediático, sin contenido”.

Tabasqueño como Rodríguez Prats, Priego Tapia insiste en que los candidatos se deben “alejar de la chinampina política”, y reitera: “Este proceso es de vida o muerte para el PAN”.

En este contexto se reavivó el activismo de Felipe Calderón, añejo enemigo de Cortés, a quien acusó de corrupto y de traicionar hasta al derrotado candidato Ricardo Anaya, de quien se deslindó:

“La esencia de Marko Cortés es la traición, la corrupción y la hipocresía. Ahora traiciona hasta al propio Ricardo Anaya. No digo que no lo merezca, pero por lo menos se hubiera aguantado un poco antes de descararse para evadir su responsabilidad en el desastre del PAN.”

No es cierto: Cortés

En una escueta carta enviada el lunes 8 a la redacción de  Proceso, tras declinar una entrevista con el reportero, Cortés niega que haya existido el diálogo que detalló Rodríguez Prats, en 2011, y que al final se impuso la hermana del entonces titular del Ejecutivo, Luisa María Calderón, quien fue derrotada por el priista Fausto Vallejo.

Escribió Cortés:

“1.- El diálogo al que se refiere el licenciado Rodríguez Prats nunca existió. 2.- Quiero ser factor de unidad en mi partido y por esa razón no entraré en controversia con ningún compañero de mi partido.”

Sin embargo, Rodríguez Prats ratifica lo que entregó por escrito ante el CEN y por el deber que tiene como presidente de la Comisión de Doctrina –a la que convocó para reunirse el próximo jueves 18–, cuya función está contemplada en los estatutos.

“La Comisión de Doctrina es responsable de velar por que se observe la doctrina en las acciones y programas institucionales”, establece el artículo 46. “Estoy actuando en función de ese artículo y asumiendo mi responsabilidad como presidente”, insiste Rodríguez Prats.

En el informe que rindió ante el CEN, recuerda, incluyó también la reunión que tuvo con diputados locales del PAN de Michoacán, algunos involucrados en corrupción y afines a Cortés, quienes lo acusaron de estar ebrio, desmintió por escrito el médico Francisco Morelos.

–El comisionado Priego dice que esta elección es de vida o muerte para el PAN, y que sólo puede hablarse de cosas que se pueden probar.

–Yo a Gerardo nunca lo entiendo. No sé a cuenta de qué es parte de la comisión.

Y cuenta que en el 2000 Bravo Mena, González Morfín y él trataron de convencer a Tapia de que fuera el candidato del PAN a la gubernatura de Tabasco. “Pensamos que ya lo habíamos convencido y de repente dijo: ‘Quiero 100 mil dólares para ser candidato’. Nos quedamos todos en la mesa estupefactos”.

Rodríguez Prats insiste en que en su informe, que conocieron los miembros del CEN encabezados por Madero, no hay suposiciones, insultos ni descalificaciones:

“Yo estoy señalando hechos. Estoy señalando lo que el señor (Cortés) me dijo en la Fundación Preciado Hernández y lo que sucedió en la comida en Michoacán, todo consignado en un informe. Yo no le estoy faltando respeto a nadie. Estoy señalando hechos, insisto. Y si de estos hechos derivan delitos u otra cosa, esa es otra historia.”

Latente, un litigio en la PGR

Al respecto, y ante el anuncio que hizo de denunciar a Cortés ante la PGR, Gómez Morin es cauteloso y dice que una vez que su representante entregó el escrito para la expulsión de Cortés del PAN, el partido que fundó su abuelo, él sólo se va a dedicar a hacer campaña. “Ese tema ya lo dejamos en paz”.

A pregunta expresa, dice que ya reconsideró ir a la PGR y que sean las instancias del PAN las que resuelvan el caso de Cortés. “Primero que el partido haga su trabajo. Eso es suficiente”.

–¿Lo reconsideró por el exhorto que hizo la comisión?

–No. Es un análisis que yo hice. Soy abogado. Ahorita hay que dejarlo en manos del PAN.

–¿Por qué lo anunció públicamente?

–Porque en ese momento pensé que podría hacerlo, pero ahorita ya no. Uno hace segundas reflexiones para determinadas cosas y aquí hice una segunda reflexión.

Sin embargo, Mirelle Montes, compañera de fórmula de Gómez Morin, asegura que la presentación de la denuncia contra Cortés por corrupción ante la PGR no está cancelada, sino que se está integrando de manera rigurosa, pero también las comisiones Anticorrupción y de Orden deben trabajar sobre la expulsión.

“Está pendiente la denuncia de hechos, eso es lo que realmente les preocupa y por lo que emitieron el exhorto”, dice la candidata a secretaria general, quien considera que el testimonio de Rodríguez Prats es contundente.

–¿No está cancelada la denuncia ante la PGR?

–No, lo estamos valorando, pero la estamos encuadrando muy bien en la parte jurídica. No es que hagamos las cosas por hacerlas, tenemos que cuadrar muy bien y ser muy puntuales en la denuncia de hechos, porque en esa denuncia estaremos solicitando que vaya Rodríguez Prats a declarar, porque es su dicho, no el de nosotros.

En el fondo de todo lo que se juega en el PAN es la corrupción, dice la consejera nacional de Jalisco:

“La corrupción en el PAN no es algo que se vaya a terminar con una denuncia. El seguimiento que se le pueda dar en la Comisión de Orden y en la Anticorrupción o la denuncia de hechos ante la PGR no va a terminar corrupción. La corrupción dentro del partido es algo que nos ha contaminado y ante lo que se puede actuar de manera contundente. ¿Cómo? Sacar a todas las personas que tienen señalamientos, que han sido cuestionados durante muchísimo tiempo. Yo lo dije: Si camina como pato, hace como pato y tiene pico como pato, es pato.”

–¿Se refiere a Marko Cortés?

–No solamente es una persona. Hay muchas, lamentablemente.

Y concluye: “El PAN se creó para construir ciudadanía y ahorita estamos haciendo todo lo contrario (a los principios del partido). Ese es el gran problema. No podemos seguir siendo una mala copia del PRI. Debemos tener los pantalones para decir que las cosas están mal en el partido”.