Eso lo dijiste tu, no yo: Saludos a nunca vuelvas
12 de septiembre - 2018

Por Alfredo González

Bien dicen que no hay día que no llegue, y que a cada capillita le llega su fiestecita… Pues finalmente la revolución hizo justicia y el campechano pondrá pies en polvorosa después de un paso gris por Tlaxcala.

Finalmente, tras 19 meses de incertidumbre por saber si en verdad existía o no aquel recluido tras monitores en la calle Xicohténcatl de la entidad, dio lo que se podría tomar como signos de vida, pues aunque no apareció públicamente, fue removido de la cabeza de los mandos de seguridad estatales.

De Herve Hurtado se habló mucho y nada, mucho se dijo de lo que no se hizo, lo que se hizo mal y más aún de lo que se dejó de hacer, y se habló nada… Pues a ciencia cierta nadie, o mejor dicho casi nadie tuvo ocasión de cruzar palabra con el ermitaño comisionado.

Toca el turno ahora a Eduardo Valiente, de quien se espera haga honor al apellido y dé la cara a los Tlaxcaltecas con resultados palpables en materia de seguridad, alguien que es ampliamente conocido por su paso en la Policía Federal y el Estado de México, y que a diferencia del otro, tiene preparación policial de academia y un perfil de ser un efectivo policial operativo y especialista en prevención del delito.

Quedó claro en este experimento de “Inteligencia Policial” que los logros no fueron pocos, es cierto, pero que pifias como el “pelusitas” y la telenovela de su captura fueron tan malos como La Rosa de Guadalupe, o tal vez peor.

Esperamos a ver qué sigue para el estado y sus fronteras, donde miles y en serio miles piden que la lucha contra la delincuencia no se haga de hueva cuenta a través de las cámaras, pues aunque la tropa tenía las intenciones de hacer su chamba, la cabeza de la maquinaria nomas no estaba a la altura.

Otra vez este tipejo

Lamentable en serio lo sucedido en un bar en la zona sarapera, donde quedó en claro por milésima vez las pifias de seguridad y el cochupo que gira en torno a los negocios del trago y la fiesta.

Para nadie es extraño que esos changarros terminen convirtiéndose en una suerte de tuburio donde reina el exceso y la impunidad al cobijo de las luces de colores y con sabor a cerveza tibia por la falta de condiciones de ventilación y refrigeración en algunos mucho casos.

Ese sello, de paraíso de la anomalía y cobijo impune a las escapadas de adolescentes, con o sin credencial de elector o al menos edad legal para beber, tiene visos…huele y supura impunidad que ha gozado por más de una década un pseudo empresario local.

Oriundo de la capital, el afamado Palevic ha hecho y deshecho de la industria de los bares a costillas de la autoridad, ya sean escándalos de acoso, corrupción de menores, balaceras y cuanta cosa se le ocurra… Siempre encuentra como seguir abriendo sus “congales, con o sin licencia de funcionamiento.

¿Será acaso que hay arreglo con alguien o goza de algo este tipejo con aspiración frustrada de Dj? ¿Que debe pasar para que al fin se le cancele la licencia de funcionamiento que ha jinetado por años?, pues para quienes no recuerdan o no lo conocen, detrás de él pesan nombres como Macambre, Tabú, Yhatta, Burros Bar y tantos otras sedes de escándalos, campales y uno que otro plomazo.

Karma instantáneo

Algo de cierto lleva ese dicho de que el karma tarde o temprano termina por alcanzarte, y algo así paso a cierto ayuntamiento que ha sido objeto de críticas, comentarios y uno que otro improperio cuestiones de inseguridad… Hasta que la suerte de miles lo alcanzó y sufrió las de Caín en su changarro.

Resulta que, aunque las órdenes explícitas de alguien de que se guardada bajo llave el secreto del robo a una dirección de Cultura, la seguridad de su comercio fue tan vulnerada como la casa de Guridi, donde los cacos le aplicaron la misma dosis al municipio.

Sendo entripado pasaron muchos cuando se dieron cuenta de que el lunes amanecieron como parte de la estadística de robos y atracos, y que los reclamos de inseguridad, falta de vigilancia y otras tantas cosas al fin les pasaron factura.