Lorena Cuéllar. ¿Marca personal?
9 de agosto - 2018

Por Mauricio Hernández Olaiz

Leía yo con atención la entrevista que le hizo la periodista Guadalupe de la Luz a Lorena Cuéllar y que fue publicada en la jornada de oriente, y en donde se le hicieron preguntas clave, sobre todo aquellas que han generado duda y hasta incertidumbre como lo es y seguirá siendo, la verdadera función de los coordinadores federales.

Y es que a pregunta expresa sobre la función real que tendrán estos coordinadores, la todavía senadora con licencia respondió de manera muy ambigua, es decir, no quiso, o aún no sabe, cuál es el objetivo primordial, pues eso de estar cerca de la gente, se supone que todos los políticos deberían de hacerlo, además con el cierre de muchas delegaciones seguimos sin saber si ella será quien tome las decisiones en todas los sectores, algo que de entrada ya me hace ruido pues seguro estoy que Lorena Cuéllar no es todóloga, por lo que seguramente contará con asesores para cada tema, es decir, cuasi delegados, pero con una sola figura que decida, luego entonces, en cuestión de personal de confianza esa figura pues no desaparecería, pero solo sin tanto poder de decisión y sometido a la temperatura de ánimo de la coordinadora.

Lo que Cuéllar quiere dejar en claro es no será una gobernadora paralela, sin embargo, no quita el dedo del renglón de que Marco Mena le robó la gubernatura y que el trato con el primer mandatario será difícil, complicado. La percepción de Lorena en el tema, de nuevo, no es afín con la disposición judicial, pues según las autoridades electorales el triunfo fue para el actual mandatario, pero ella mantiene la certeza de que le fue hurtado el poder estatal, para ella las instituciones no jugaron a favor de la verdad sino de los intereses particulares, en esa visión tan morenista de “al diablo con las instituciones” cuando no nos favorecen, pero de si hacerlo, transparentes y profesionales.

Como que no es una buena señal llegar a un cargo de tal relevancia manteniendo en la mente posiciones facciosas cuando en solo unos meses ella será gobierno, no oposición, o solo oposición de Mena por lo que parece, yo, como que leo entre líneas  que la diputada electa no tendrá empacho en hacerle una marca personal al ejecutivo estatal, lo que sin duda también nos dejará ver el tamaño de nuestro actual gobernador, pues de dejar que su ex contrincante le empiece a cuestionar su trabajo y su operación; como lo hizo a pie juntillas cuando fue síndico del ayuntamiento capitalino de Héctor Ortiz, no serán buenas noticias para Mena Rodríguez.

Por el contrario, si Mena logra desmarcarse y evidenciar a Cuéllar solo como un contrapeso político innecesario en detrimento del estado e impone sus condiciones, Mena saldrá fortalecido política y socialmente. Simplemente no veo, no encuentro argumento alguno para no considerar que la figura de coordinador del nuevo gobierno electo no busque ser un contrapeso al constitucional, un supervisor, hasta un mero chismoso, como la propia Lorena lo reconoce a la pregunta expresa sobre la seguridad pública en el estado.

“No voy a ser responsable de la seguridad del estado –agrega-, pero sí de reportar todos los días antes de las 6 de la mañana la situación de seguridad, para ello me coordinaré con las dependencias federales y estatales del ramo.”

Pese a todo, ella garantiza que de su parte no tendrá una lucha abierta con el gobernador, pues ambos trabajan para el mismo fin, el bienestar de Tlaxcala, sin embargo, el bienestar y el crecimiento personal y político es otra historia y ahí….ahí es donde comienzan las diferencias, y más si en la mente sigues teniendo que te robaron la elección, solo por tu dicho y tu percepción – aparente robo que sus seguidores no dejan de repetir una y otra vez y que además celebran, en redes sociales, la gubernatura de facto que le entregó AMLO a la menudita legisladora como una cuestión hasta kármica- pese a que  las evidencias, insisto, siguen demostrando claramente lo contrario, en ese efecto donde la transparencia depende del cristal con que se mire.

Y todo esto justo cuando el jefe de Lore, hoy ya presidente electo, nos pide a todos los mexicanos perdonar….

Tendremos que esperar aún algunos meses para conocer la realidad, y en verdad saber cómo operarán los coordinadores federales, aunque la entrevista con Lorena nos deja más pistas, o por lo menos confirma lo que venimos pensando. Pero lo que tal vez nos dé más luz al respecto son los comentarios realizados por quién será el coordinador federal de Jalisco; Carlos Lomelí, ex candidato de morena a gobernador, de los pocos que perdió en la pasada elección.

Lomelí, una vez anticipada su designación como coordinador federal, dejó el tono amable al dirigirse al gobernador electo de Jalisco; Enrique Alfaro, “Aquí hay un representante del Ejecutivo federal, que soy yo y si él quiere buscar al presidente que lo haga, a ver si lo recibe”.

En Jalisco, 
AMLO-Lomelí vs. Alfaro-Padilla

Alfaro contendió por Movimiento ciudadano y es un claro detractor del de Macuspana, basta recordar que en campaña tuvieron varios encuentros hostiles en las redes sociales, así como en medios de comunicación jaliscienses, claramente la relación AMLO – Mena no tiene esas diferencias, pero tampoco tantas similitudes.

Por lo pronto queda claro que en Jalisco, como en otros estados, la marca personal de los coordinadores a los gobernadores está declarada, solo falta saber si en Tlaxcala será así, o tan solo Lorena estaría simulando para ganar terreno. Al tiempo.

¿Y el tráiler Amá?

El pasado 25 de abril la senadora Palafox fue denunciada por un supuesto robo de un tráiler, el afectado se presentó en el noticiario matutino de Ciro Gómez Leyva y posteriormente llevó a cabo una rueda de prensa en el portal grande de la capital del estado. Luego de esos hechos la todavía legisladora tardó algunos días en fijar postura, en la que aseguraba ser víctima de un complot orquestado por Lorena Cuéllar (aunque jamás dijo su nombre), y afirmó que luego de la elección hablaría claro sobre el tema ya que en esas fechas afectaría la campaña de Andrés Manuel López Obrador.

Pues a 38 días de terminada la elección no ha llegado la tan prometida declaración, tampoco se ha sabido ya nada del dueño del tráiler. Por lo que las dudas quedan en el aire. ¿Qué pasó con el tráiler? ¿Al final quién se lo quedó? ¿Se arreglaron por fuera? ¿Si hubo complot de Cuéllar? ¿Saldrá a denunciarla ahora que es la súper coordinadora general  en la entidad?, ahí se las dejo…..

La entrevista con la postura de Palafox sobre el tema la encuentra en:

https://www.codigotlaxcala.com/desayunando-con-la-senadora-martha-palafox/

Sobre la de Bartlett de hace 8 días…

Con motivo de mi columna titulada “Lobo con piel de Oveja” en este mismo espacio, en la que doy mi punto de vista sobre el nombramiento de Manuel Bartlett como titular de la CFE, así como darles a conocer “mis cinco minutos con Bartlett”, una persona vía  inbox me preguntó por qué omití el nombre del secretario particular de Bartlett Díaz  en ese entonces. La verdad no le vi la mayor trascendencia en su momento, pero luego de los comentarios que me hizo llegar, vale la pena agregarlo como una fe de erratas, aunque no sé si sea el término correcto.

En mi relato de hace 8 días cuento como, luego de que saliera yo de la oficina de Bartlett, este le entregó mi proyecto a su secretario particular; Rodrigo Abdalá, para que se lo hiciera llegar a la brevedad a Luis Bravo.

Rodrigo Abdalá, como ya le decía, fue secretario particular del senador Manuel Bartlett desde 2012 y alcanzó una diputación por la vía proporcional en 2015 por Morena. Desde 2015 se integró como “promotor de la soberanía nacional por Morena en Puebla”, luego fue consejero propietario del poder Legislativo ante la el Consejo General del INE, por Morena.

Le quiso disputar la interna a la candidatura por Morena al gobierno de Puebla al “bebesaurio” Miguel Barbosa, pero una llamada de Manuelito lo disciplinó.

Hoy es el nombrado por el PEJE como “coordinador federal en Puebla, en otras palabras, el mismo cargo que ostenta Lorena Cuéllar en Tlaxcala.

Vaya que le fructiferó a Abdalá el aguantar el mal genio del controvertido dinosaurio político, hoy electrisista…