Timonazo
31 de julio - 2018

Por Edgardo Cabrera

En la capital del estado la alcaldesa Anabell Ávalos le dio un giro a su proyecto de gobierno para priorizar el combate a la inseguridad y el desarrollo de obras.

Para empezar, la presidenta municipal nos adelantó desde la semana pasada la cancelación de su idea de instalar un teleférico turístico en la capital del estado el cual costaría al erario algo así como 80 millones de pesos.

La decisión fue bien vista por ciudadanos en redes sociales, máxime porque dijo que dicho proyecto no era prioritario como sí, en cambio, un plan emergente para el rescate de vialidades, colación de luminarias, adquisición de patrullas y camiones recolectores de basura, así como otras obras públicas que incluye la rehabilitación del rastro municipal.

De entrada –dijo- son 100 millones de pesos que comenzarán a fluir en el transcurso de los próximos meses para la ejecución de obras en comunidades y colonias de la cabecera municipal, lo que incluye un programa piloto para hacer de la Loma Xicoténcatl una zona totalmente rehabilitada con calles de concreto y adoquín, así como iluminación nueva.

Para el resto del municipio -aseguró- también en este año estarán instaladas nuevas luminarias y ayer lunes anunció la puesta en marcha de un programa contra la violencia y delincuencia que incluye la adquisición y equipamiento de 20 patrullas donde se estima invertir (en todo el plan) poco más de 12 millones de pesos.

En cuanto a servicios municipales, hablamos de que serán adquiridos 10 camiones compactadores con lo cual se ampliarán las rutas y periodicidad con la que operan.

De concretar exitosamente todo el plan anterior y reducir la plaga de robos de autopartes, automóviles y domicilios, así como las riñas y la violencia intrafamiliar (que registran índices alarmantes en la capital), crecerán los bonos de Ávalos Zempoalteca de cara a la próxima sucesión de la gubernatura.

Focos rojos

Si bien el Inegi reveló que Tlaxcala se encuentra entre las tres entidades con menos homicidios a nivel nacional, también es cierto que las estadísticas revelaron que el 2017 fue el año con el mayor número de asesinatos al contabilizar 125 casos.

La cifra no tiene comparación con lo que ocurre en el Estado de México, entidad que ocupa el primer lugar nacional en la incidencia de este delito con 3 mil 46, seguido de Guerrero con 2 mil 578, y Guanajuato con 2 mil 252.

Pero, con base en la estadística, Tlaxcala presentó el año pasado 10 homicidios por cada 100 mil habitantes, cuando en 2016 la tasa era de siete.

El dato prende los focos rojos ya que de seguir esa tendencia, en este 2018 se estaría presentado un nuevo récord histórico, y es que los dos periodos con mayor número de asesinatos fueron el 2016 con 96 y el 2017 con 125, considerando el año 2008 como inicio de la medición elaborada por el Inegi.

Es claro que la estrategia deberá modificarse tanto para blindar las zonas limítrofes con Puebla y el Estado de México (entidades con el mayor crecimiento de este delito), como en reforzar la prevención.