#LordCamisas
12 de julio - 2018

Por Edgardo Cabrera

El ex candidato independiente al senado, Obed Pérez Cruz es una vergüenza y parece que nos quiere tomar el pelo.

De acuerdo con el reporte de fiscalización del INE gastó 2.4 millones de pesos en la compra de camisas que, se supone, obsequió como parte de su propaganda.

El asunto es que nadie conoce o ha visto esas prendas de vestir con el logotipo o el nombre de quien contendió en julio pasado, parecería más bien una estafa al electorado porque en los hechos esa campaña y su presencia pasó de noche.

Cruz Pérez tiene mucho que explicar, sin embargo, al igual que ocurrió en campaña, el señor evade a la prensa, no acepta entrevistas y menos se expone a los cuestionamientos.

Veremos si el INE se emplea a fondo para indagar el millonario gasto de este personaje del que nadie recuerda propuestas y menos que haya realizado algún mitin, visita domiciliaría o acto público, es más, ni siquiera acudió a foros convocados por actores sociales como los empresarios de Coparmex.

Es claro que Obed se sacó la lotería con la candidatura independiente ya que obtuvo un ingreso total por 3 millones 820 mil 512 pesos, de los cuales despilfarró 3 millones 817 mil 803.48 pesos, y dejó un saldo pendiente de gastar de solamente 2 mil 708.52 pesos.

Malos perdedores

Como suele ocurrir en cada elección, no faltan los malos perdedores y es el caso del ex abanderado a diputado local Por Tlaxcala al Frente en el distrito V, Miguel García Juárez.

Pese a que en ese distrito con cabecera en Yauhquemehcan se abrieron el 100 por ciento de los paquetes electorales, al panista no le “cuadran” las cifras por lo que impugnó el resultado que favoreció a la morenista Mayra Vázquez.

Son sólo patadas de ahogado, no hay forma de que le parezcan por arte de magia más de 285 votos que son los que le sacó de ventaja la ahora diputada electa, y es que García Juárez pidió en su recurso legal que se cuenta “voto por voto y casilla por casilla”.

Veremos en las próximas horas cuántas impugnaciones más se presentan del resto de la elección, no perdamos de vista que contrarreloj deben resolverse en los tribunales considerando que el 30 de agosto toma protesta la nueva legislatura local.

Penoso y discriminatorio

Miles de pesos se gastaron en instalar una cerca a los cajones de estacionamiento de la Ciudad Judicial, específicamente en el área perteneciente al Tribunal Superior de Justicia.

La razón, la ola de robos de autopartes que se registra en la zona y que principalmente afecta a los trabajadores del poder judicial.

Ahora, litigantes y ciudadanos, quienes deben acudir a realizar trámites o desahogar sus respectivos expedientes, son considerados de segunda ya que el cerco simplemente sirvió para establecer una zona VIP para que se estacionen sólo los empleados, más no así para los justiciables que deben joderse por está nueva política de “seguridad”.

La estrategia es pésica y evidencia una actitud discriminatoria del presidente del TSJE, Héctor Maldonado Bonilla ya que deja vulnerable a la población y rehén de esos delincuentes que encontraron en la Ciudad Judicial una mina de oro.

No cabe duda que por cada paso que avanzan (tras la consolidación de una infraestructura de primer mundo) se retroceden dos por la falta de visión y estrategia para garantizar seguridad para todos los que asisten a ese lugar.