De Trámite
5 de julio - 2018

Por Edgardo Cabrera

Sin mayores sobresaltos se registraron los cómputos distritales de la elección local, en el distrito V de Yauhquemehcan abrieron el 100 por ciento de los paquetes y en otros 13 distritos también se procedió a la apertura de poco más de 440 casillas ante las dudas existentes de los representantes partidistas.

Si bien existió vigilancia y protección a los consejos por parte de la policía estatal, en general el conteo oficial se realizó en un clima de paz, a diferencia de lo ocurrido en elecciones pasadas cuando funcionarios electorales fueron víctimas de agresiones de inconformes con los resultados.

Con base en los resultados se confirmó que Morena y su coalición se hicieron de 14 de 15 distritos, convirtiéndose en una auténtica aplanadora, mientras que el distrito XIV parece que terminará resolviéndose en tribunales ya que los frentistas lo defenderán con el perredista Miguel Ángel Covarrubias.

El resto de los partidos tendrán que repartirse las 10 pluris ya que los morenos y sus partidos afines no tienen posibilidad de acceder a alguna ya que estarían sobrerrepresentados.

Será el domingo cuando conozcamos cómo queda el reparto y qué partidos están en riesgo de perder su registro, aunque pareciera que todos lo mantendrán gracias a sus convenios de coalición o candidatura común, e incluso Movimiento Ciudadano recuperaría el suyo al alcanzar el 5 por ciento de la votación.

En el ámbito federal hoy se realizarán los cómputos para diputados en los tres distritos, en tanto que para el senado el conteo será el viernes para finalmente despejar la duda de quién se queda con la primera minoría.

Mensaje

Una vez transcurrida la jornada electoral, el Gobernador Marco Mena dirigirá este jueves un mensaje a la clase política y empresarial, así como a la sociedad civil del estado, en el Centro de Convenciones de la capital.

Este ejercicio es inédito en la entidad, como todo lo que está ocurriendo en el país tras el triunfo de Andrés Manuel López Obrador.

En principio, y a reserva de escuchar sus palabras, parece ser un acierto del Ejecutivo estatal fijar una postura más allá de las especulaciones e interpretaciones; el asunto es que Marco Mena tiene la responsabilidad de dirigir a Tlaxcala sin importar los resultados electorales.

No obstante sabe bien que ante un escenario diferente debe asumir acciones distintas, porque el sistema de partidos está agotado y nos enfrentamos a un entorno nacional e internacional de incertidumbre que entre sus principales factores tiene la política económica de Estados Unidos.

Nos adelantan que fijará una postura de cara al nuevo gobierno que encabezará López Obrador y ante la recomposición del Congreso local que estará dominado por Morena.

Por tanto, es de suponer que tendrá que dar nuevas directrices de gobierno frente al próximo entorno. Pero también sería sano que apriete tuercas en su administración para dar mejores resultados.

A Marco Mena le restan aún tres años de su mandato y los actores lo saben.

Hoy más que nunca los gobernadores emanados de su partido, que quedó debilitado, se convierten en figuras fuertes de referencia local y nacional de ahí que el mandatario estatal tendrá que jugar un nuevo papel.