Eso lo dijiste tu, no yo: ¿El indulto de la tarde?
23 de mayo - 2018

Por Alfredo González

Tal parece que cierto candidato que no gana ni las rifas de kermes de escuela aún se siente amo y señor de los tercios… No ha entendido que la ciudad de los trenes no es un ruedo, pues cree que sin mover un dedo, podrá ponerse un traje de luces para hacer su pasillo triunfal al coso legislativo y hacer lo único en lo que los toreros y legisladores se parecen… Cobrar por sus servicios, por el arte de capotear al toro o al ciudadano, según sea el caso.

Es el caso de cierto Moreno en tierras del Pana, que sin gastar suela o zapatilla, quiere cortar apéndices el próximo uno de julio, vivir de nueva cuenta las mieles, esta vez… a costa de las cosillas e inercia de ya sabe quién.

Pero se le olvida que en tierra brava no hay cabida al toro manso, al burel de andar atropellado que embiste hasta los burladeros para imponer voluntad… El matador, alejado del ruedo por la ambición del hueso, se olvidó que el toro, como el electorado, tiene una querencia para el capote

… Que alguien despierte al matador, el tercer aviso ya suena en la trompeta y el aun ni sus luces en el ruedo.

Jalón de orejas

Las cosas no marchan mejor para los enanos del Peje en este rancho, pues si bien todos ya se sienten canonizados al congreso, el amo y señor de las siglas no esta nada contento con sus ninis… Más de uno se ha sentado a esperar que la diosa fortuna y el Peje efecto les traiga el gane sin mover un dedo.

La apatía y dejadez de estos muchachos, donde hay algunas excepciones y precoces que están ya en franca promoción, pasará factura al ambicioso y eterno, que después de los mandarriazos del domingo y otros miles más de reveses y exhibiciones, su cómoda ventaja una vez se le va de las manos como el video del  mapache y el algodón…

Y es que como dicen por ahí.. ¡No hay campaña que dure 18 años ni pueblo que lo aguante!…

El indignado

Y como en todos lados se cuecen habas… Del otro lado de la cerca los ninis se multiplican, pues cuentan simuladores y chaqueteros se han convertido en estadística de desempleo… O al menos eso cuentan.

Lo que si es verdad, es que dicen entre platicas de Lucho se fue muy indignado y con la cola entre las patas de su changarro en el centro de la capital, pues si bien dicen fue por dignidad que se mando muy lejos en una acalorada discusión con otro de su camada, le dijeron y champaron todas las “pillerías” bajo en cobijo del erario, donde hasta una que otra “damita” salió a colación…¿Será que fue así la novela? ¿O es como dicen los que si saben, que sólo el y la que prosperó lo sabrán?