En política el que se ríe, se aguanta…
23 de febrero - 2018

Por José Luis Ahuactzin

Cuando en la alianza Por Tlaxcala al Frente, entre el PAN, PRD, MC y el PAC, celebraban por su “unidad” y hasta cierto punto se pitorreaban de las fracturas en la coalición Morena, PT y el PES, lo cierto que viven la misma historia: el pleito por la asignación de posiciones.

Pero lo cierto es que entre todos los políticos sea del PRI, PAN, PRD, PT, Panal, PVEM, PES, Morena, PAC, PS, en lo que coinciden es que todos persiguen un hueso, o sea vivir del erario.

Y lo que llama la atención en la alianza que encabeza el PRI con el Panal, PVEM, PS, es que ha sabido utilizar ese colmillo largo y retorcido en la asignación de candidaturas a tal grado de alinearlos y mantenerlos a raya, al viejo estilo que lo caracterizó y dio resultados.

Y para ejemplo basta un botón, en la candidatura asignada al neopriísta Francisco Román Sánchez, nadie opinó, nadie dijo nada, aún y cuando podría ser impugnable porque no se le vio asistir -como todos del tricolores- a la capacitación y examen de sus documentos básicos, y mucho menos al registro de la precandidatura.

En el PRD, vivieron las disputas por la asignación de candidaturas al Senado de la República y diputaciones federales, pero la diferencia es que aquí la democracia es a rajatabla, fieles a su tradición del enfrentamiento a golpes, pero esta vez a sillazos.

Si Gelacio Montiel Fuentes presume esa mayoría en el Comité Ejecutivo Nacional para ser el candidato al Senado, la pregunta es por qué no ha logrado esa unción, y es fácil, no es prioridad a nivel cúpula.

Un Alberto Amaro Corona al que le persigue el fantasma de su detención y encarcelamiento en el 2016, no es bien visto para una candidatura entre los “chuchos”.

Santiago Sesín Maldonado, quien quedó descobijado a la salida de su líder René Bejarano El Señor de las Ligas, es visto en el PRD como el caballo de Troya de la familia Bejarano- Padierna en las entrañas del partido político, lo que les genera desconfianza.

Veremos en el transcurso de este viernes el desenlace por la fórmula al Senado, ya que se promete destrabar la nominación desde el CEN.

Todos los partidos sufren del mismo mal: los intereses de grupo, de compadres, amigos, amantes, favores, pero ya vimos que gana más el que calladito se ve más bonito.