Eso lo dijiste tu, no yo: ¿Absolución?
13 de diciembre - 2017

Por Alfredo González

Siempre he creído que todo tiene un principio y fin, el alfa y omega de todo es una regla inquebrantable de la existencia humana que encontró su excepción en algo tan pequeño, tan tabasqueño e intransigente, aquel capaz de criticar hasta la aparición del arcoíris, el amanecer de un nuevo día… todo, absolutamente todo ello, es culpa y obra de la mafia del poder, “Ajquellos quej quiejren hajer tojdo pajra que noj ganejmos”: dice aquel.

Justo cuando se creía que don Andrés no tendría una nueva ocurrencia con la que dejara en ridículo a México a nivel internacional, el eterno suspirante y dos veces noqueado candidato, inventó una nueva manera de ridiculizar y polemizar la escena política nacional, y usted se preguntará… ¿acaso propuso una nueva criptomoneda? ¿ los ramales los inventó la mafia del poder? ¿se lo dijo Chávez convertido en un pajarito?

AMLito, el niño rebelde de la clase que toma las instalaciones del salón para no exponer en clase, porque no hizo la tarea o porque no ganó en la kermes, se aventó la puntada más imprudente y estúpida de su larga, larga, larguísima candidatura a la presidencia, donde en días pasados en uno de sus tantos actos anticipados de campaña en Guerrero, estado azotado por la delincuencia organizada y la violencia, pronunció la propuesta más ilógica de su lista de opciones… la amnistía a narcotraficantes y delincuentes: ” perdón sí, olvido no”.

Palabras que taladraron en la mente y recuerdos de cientos de miles que han sufrido por la inseguridad, violencia y baños de sangre que han causado años por los negocios ilegales de las drogas, huachicol y delitos de alto impacto que tienen sumido en el miedo a la sociedad, ciudadanos que tienen que vivir con la idea de la latente posibilidad de que aquel que les arrebató la tranquilidad, la vida de un ser querido, su patrimonio o familia; pueda salir libre por que un senil y arrebatado Peje no encuentra una nueva forma de financiar la candidatura más larga de la historia de México Contemporáneo, el Porfirio Díaz moderno sin silla presidencial ni cambios trascendentales reales en México, al menos el ex presidente impulsó el ferrocarril, el Peje sólo tuvo a José Luis Abarca y compañía.

Curioso el momento en que surge está nueva y poco inteligente idea para conseguir simpatía de los chicos malos, los que a su parecer podrían inyectar millones a su campaña para librar pagar por sus acciones, momentos de apremio en los que muchos, muchos en verdad buscan condiciones para que regrese la paz, la seguridad y tranquilidad a sus vasas, a sus calles, a sus vidas.

Tal vez, y sólo tal vez sea esa una de las razones para que la ley de seguridad interior sea una rápida discusión en San Lázaro, una razón para que las famosas izquierdas insistan en poner el pie a reforzar la seguridad donde se requiere, ¿o es acaso el miedo de que se descubra algo bajo el tapete de las policías municipales del país?, ¿habrá acaso colusión en las filas policiales por parte de la delincuencia organizada como en Guerrero? ¿de qué nos estamos perdiendo?…

El nuevo tío incómodo

Esta semana, el ex secretario de gobierno del estado de convirtió en el tío borracho que se cuela a la posada de universidad a la que nadie lo invito, y como buen macho entonado y pedante, busca ligarse a cuanta jovencita encuentra a su lento paso, voluntades y votos que le devuelvan juventud a Este chavorruco de la política que necesita de la chamacada para subsistir en el ajo.

Y es que Don Neto y su pandilla metieron la huesuda mano del viejo PRI cuando la olla más hervía… justo cuando la tensión de los coqueteos y cabildeos comienzan a definir el rostro de los que buscarán la silla presidencial, un Craso y precoz error del grupo de los nuevos “jilgueros y gurús” que dicen sólo ser amigos, amigos del hombre más mencionado, comentado, aplaudido y repudiado en las últimas semanas, aunque le duela al Peje perder el trono… amigos de José Antonio Meade.

Carrera Ordóñez echó mano de donde pudo hasta de los resquicios de su antigua oficina en Pensiones Civiles del estado para formar un frente de cadáveres políticos de viejas elecciones que disfrazados de un frente buscan hacer una nueva artimaña y colarse a alguna candidatura si es que alguien se descuida, todo dentro de un perverso juego de feria de pueblo donde pagas por un jugar a ganar un premio que en casi todos los casos es un raquítico intento de imitación, cuya calidad es casi proporcional al precio de la oferta… Pásame, paseos, de a 3 por 10 los candidatos.

Esta triquiñuela no es para nada nueva en el argot local, los famosos jilgueros quisieron jugar a los tapados en 2016 para buscar colarse por algún rincón a un huesito que les diera de donde seguir jalando agua a sus molinos, y poco resultado tuvieron, pues sólo Noé Rodríguez logró colocarse en la administración estatal después de volver al redil tricolor, mientras que Cesar Carvajal, Cristóbal Luna y compañía poco éxito subieron al ladrarle al árbol equivocado, pero no los descartemos del escenario, pues no tardan en asomar la testa desde las madrigueras donde esperan nuevos incrédulos en 2018, para volver a probar suerte en el albur de la democracia, pero todos ellos desde anquilosados tricolores hasta multicolores , coincidentes en olvidar aquella frase celebre:” en manos de algunos… Ni la pólvora enciende”.

De corifeos, rémoras y comparsas baratas

Mal han hecho actores de la política buscando raja en causas sociales que ya de por sí causan la indignación de la ciudadanía, y peor aún cuando mandan a sus esquiroles a intentar encabezar y dar protagonismo a cuestiones que de por sí, ya eran causas pérdidas.

Peor aún aquellos que siguen confiando que la presencia de sus lastres les podrá ayudar cuando el pasado y reputación de sus minions no hacen más que enterrarlos aún más en el fango de la desgracia, cuando la sola presencia de esos controvertidos personajes ensombrece y se demerita movimientos por su conocida ambición de reflectores, su ansia de alimentarse de gritos, insultos y el olor a tamales y acarreado de las manifestaciones.

La ejemplificación de lo que no se debe hacer, la personificación de protagonismo porril de los mítines no es más que aquel autoproclamado poseedor de la verdad y el conocimiento, super asesor de cabecera, representante de la soberanía de su propio mundo de fantasía, de Socratelandia, para no decir el nombre de otro filósofo, por eso de los aludidos y sentidos.

Distinguido caballero que en mas de una ocasión dejó en claro que es indistinto el escupir la misma sustancia que se expulsa o se come en cajete de porcelana, que por las mañanas se puede abandonar sus labores de director de escuela para protestar contra todo y nada, y por las tardes ir a recibir computadoras y tablets de la parte oficial con cinismo, el exigir condiciones de igualdad en arengas donde menosprecia las cifras oficiales mientras recibe cheques por horas sin trabajar, por dejar a la deriva a alumnos en una secundaria, una amnesia convenientemente inusual.

Envidiable debería ser en serio su férrea y aferrada capacidad de defender lo indefendible con alharacas y manoteos, rabietas que disfraza de gritos y palabras necias que ridiculizar al propio Ackerman y lo rebajan al nivel de cualquier otro Chavete del cabecita de algodón tabasqueño y protomartir de la izquierda, actitudes y capacitadas que más allá de recordar una lucha socialista recuerdan a los viejos tiempos de un priismo de Fidel Velázquez y compañía, donde si no se ganaba, se arrebataba..

Y no es que realmente su persona y figura sean relevantes o determinantes como el pudiera pensar, pues es más de una ocasión, o elección, como quiera que se cuente la estadística, su papel no ha sido para nada relevante en resultado alguno, al menos de manera positiva, simple y sencillamente resulta en que considerando los hechos, ejemplifica perfectamente lo que lo de hacerse por congruencia, decencia y si hasta usted quiere por decencia.. simplemente no es posible que se siga predicando con la sotana abierta… por eso de los fríos.