Resaca del informe
7 de diciembre - 2017

Por Edgardo Cabrera

Nos cuentan que legisladores locales y federales andan que no les calienta ni el sol ya que se sintieron despreciados por el gobernador Marco Mena.

A diferencia de ocasiones anteriores, el mandatario evitó ensalzarlos, incluso no merecieron alguna mención positiva dentro del mensaje con motivo del primer informe de labores.

En el caso del Congreso local, es claro que no se trató de ningún descuido, sino simple y sencillamente podría entenderse como una respuesta a los recientes desplantes en su contra, lo mismo de los opositores que de sus aliados.

Recordemos al perredista Alberto Amaro quien lo mismo ha tratado de arengar a los alcaldes y representantes de organismo públicos autónomos para ponerse en contra del Ejecutivo y exigir más dinero público, que amagar con castigar a la administración con meterle tijera al proyecto de presupuesto del próximo año.

Ya no hablemos de la ley de útiles escolares aprobada con un fin electorero e impulsada por sus “aliados” del Panal J. Carmen y su hija Sandra Corona, o la exigencia de 25 millones de pesos extras a su presupuesto 2017, lo cual se ha negado a pesar de que argumentan que Mariano González Zarur se los dejó etiquetados.

Mientras que en el ámbito federal, no mencionar a Ricardo García ni a Rosalinda Muñoz se debe al proceso electoral del 2018 y las claras intenciones de ambos diputados federales por competir por el senado.

Veremos si la disciplina partidista (en el caso de los priístas) los mantiene a raya, mientras que en el caso de los opositores si no utilizan la glosa del informe y el presupuesto para cobrar revancha.

Desencajados

J. Carmen y su hija Sandra llegaron muy sonrientes al informe del gobernador Marco Mena, sin embargo se fueron cabizbajos cuando confirmaron los rumores de que el Panal no irá en alianza en el plano local.

Recordemos que semanas atrás, en una comida realizada en un colegio particular de Zacualpan para celebrar el revés que le propinó la familia Corona al gobierno estatal con la ley de los uniformes escolares gratuitos, hacían números y alianzas alegres para consumar el sueño de llegar a la Cámara Baja del Congreso de la Unión de la mano de los frentistas.

Acompañados de sus homólogos panistas y perredistas, sus aliados de ocasión para la citada ley, padre e hija se congratularon y brindaron por la integración de Nueva Alianza al Frente Ciudadano, algo que fue efímero y que duró muy pocas semanas terminando por el berrinche de Rafael Moreno Valle a quien le cerraron la puerta de ser el candidato presidencial.

Pero cual rueda de la fortuna, fue en Tlaxcala y en el propio marco del informe del gobernador que se enteraron de voz del dirigente nacional del Panal, Luis Castro, que dicho instituto competirá sólo por las diputaciones locales y las tres federales, por lo que deberán rascarse con sus propias garras quienes quieran competir.

Lo anterior no solamente significa el adiós al sueño de que alguno de los Corona sea diputado federal, sino que incluso se les estaría escapando también la reelección en la curul local, porque es un hecho que sin el apoyo oficial difícilmente podrán ser competitivos ante la maquinaria gubernamental, el efecto Peje y los frentistas que ya se repartieron todos los distritos.

Si bien en el plano nacional el Panal sigue coqueteando con el PRI para ir juntos por la competencia de la Presidencia de la República, es claro que de llegar a un acuerdo la alianza será solamente parcial.