Zape
12 de octubre - 2017

Por Edgardo Cabrera

Al ex edil de Tlaxco, Jorge Rivera, no le salió su treta de obtener un amparo para librarse de responsabilidad administrativa por la reprobación de la cuenta pública del último trimestre de su administración.

Resulta que un juez federal le negó su solicitud por lo que el panista debe rendir cuentas ante la autoridad por la presunta malversación de 5 millones 618 mil pesos.

Paralelamente, estamos en espera de que la Procuraduría General de Justicia del Estado lo llame a cuentas y en su caso le finque responsabilidad penal.

Recordemos que, según la versión del OFS, ya fueron presentadas las denuncias correspondientes contra 28 ex alcaldes a los que se les reprobaron sus cuentas públicas del 2016, entre ellos Rivera, sin embargo al momento ninguno ha enfrentado la justicia.

Por cierto, sabemos que el ex edil de Tlaxco, y otro grupo de ex presidentes, ya tramitaron amparos para no ser privados de su libertad, veremos cuántos son concedidos.

Sin palabras

En eso de los ex ediles con malas cuentas, el ex de Huamantla, Carlos Ixtlapale, salió 3 años después para rechazar las acusaciones de su sucesor, Alejandro Aguilar, quien lo responsabilizó de un desvío de casi 90 millones de pesos del municipio.

Su defensa, además de tardía, es patética, dice que salió ante los medios sin ningún afán político rumbo al 2018 y que solamente viene a limpiar su “imagen”, claro, luego de un largo tiempo de viajar por el mundo.

Ixtlapale forma parte de esa jauría que nadie quisiera ver de nuevo en una posición de poder público por sus malos resultados, y como prueba las cuentas públicas de su administración reprobadas, sin embargo gozan de gran suerte política por lo que no sería raro verlo de regreso y en Morena donde según el Peje, todos los que llegan, ¡se purifican!

Debilitada

Margarita Zavala registrará este jueves ante el INE su intención de ser candidata independiente a la Presidencia de la República, sin embargo, en busca de las firmas de respaldo, la ex primera dama debe descontar a Tlaxcala.

La supuesta estructura que le construyó Ángelo es imaginaria, tan es así que su “operador” la dejó sola y se desmarcó, así de serio fue su trabajo y convicción con la señora de Calderón.

Por ello no es extraño que en Tlaxcala Margarita no figurara entre los candidateables panistas, ocupaba en septiembre el tercer lugar (16%), por encima de ella estaba Ricardo Anaya (23%) y Moreno Valle (26%).

De querer juntar firmas deberá recurrir a otros tlaxcaltecas porque los margaritos que se quedaron en el PAN ya andan pensando en candidaturas locales, empezando por la codiciada pluri que al momento busca pactar Carlos Carreón.