Aseguran en Tlaxcala a sospechoso por desaparición de Mara Fernanda
12 de septiembre - 2017

La Fiscalía de Puebla en coordinación con la tlaxcalteca, cumplimentaron orden de aprehensión en contra de Ricardo -N- chofer de “Cabify”

Por Alfredo González

Fuentes extraoficiales confirmaron la detención del chofer de “Cabify” Ricardo -N-, primer sospechoso e implicado en la desaparición de María Fernanda Castillo, la estudiante de la Universidad Popular del Estado de Puebla (UPAEP) quien lleva al menos 82 horas ilocalizable.

El chofer -hoy imputado- fue capturado alrededor de las 13:00 horas, en el municipio de Terrenate, Tlaxcala, por elementos de la Fiscalía General del Estado (FGP).

Ricardo -N-  ya había declarado ante la dependencia de procuración de justicia poblana y aseguró que el pasado sábado dejó en su casa (en Torres de Mayorazgo) a Mara Fernanda tras regresar del antro “The Bronx”.

Sin embargo fue detenido a raíz de la presión que han ejercido familiares y estudiantes de esa casa de estudios, pero también por las marcadas inconsistencias que presentó el trabajador del servicio denominado “Cabify”, ya que la duración del traslado fue irregular (doble del tiempo).

Destacar que aunque el vehículo Chevrolet Sonic 2017 con placas de circulación UAY-64-18 de la citada empresa sí llegó a las puertas del fraccionamiento Torres de Mayorazgo e incluso se estacionó ahí por media hora, en ese lapso  el conductor Ricardo -N- tuvo tiempo para fumarse un cigarro.

No obstante las cámaras de seguridad nunca vieron descender a Mara Fernanda Castilla, quien cumple más de 82 horas de desaparecida, y que según el indiciado habría bajado momentos antes de llegar a su destino, justificando así del porqué el sistema de vigilancia captó solo la presencia de trabajador del volante.

Una de las líneas de investigación, (según medios poblanos) que estaría siguiendo la Fiscalía de Puebla, es el par de llamadas que habría recibido la familia de la chica, en las que supuestamente se les informaba que “estaba bien” pero que nunca el interlocutor pidió alguna suma de dinero o rescate a cambio de la libertad o al menos revelar el paradero de la estudiante de la UPAEP.