De Sangre Azul…
3 de agosto - 2017

Por Mauricio Hernández Olaiz

Hoy el emblemático y tradicionalista partido de derecha conocido como “Acción Nacional” es más nota política por su intentona de crear el mentado frente amplio, que busca detener el crecimiento del López Obrador y el PRI, que por crear una verdadera estrategia de trabajo político que les permita salir del enorme marasmo en el que se encuentran, ya que sus principales contendientes a ocupar los Pinos simplemente no pintan entre el electorado decepcionado de los vaivenes azules.

Pese a las encuestas compradas la realidad es que Margarita no despega, el peso de cargar con el ex presidente Calderón le cuesta adeptos por todos lados por donde se presente, Moreno Valle tiene mayor presencia pero enormes negativos y poca credibilidad nacional y el “cerillo” Anaya simplemente no convence como para ser el candidato que transforme a la nación. Sin un verdadero líder el Panismo no tiene de otra más que apostar por una enorme coalición, un frente amplio que les permita junto a otros institutos, buscar no perder posiciones de privilegio en los congresos y… ¿por qué no? en la silla que le quedo enorme a Peña Nieto.

Pero el gran problema de los de sangre azul es que desde hace un buen rato se creyeron perredistas y comenzaron a dividirse en tribus en pos del control del partido, situación que se ve reflejada en la pérdida histórica de simpatizantes por todo el país.

Tlaxcala es una de las muestras más claras de la debacle Panista, su reciente proceso de reafiliación fue un rotundo fracaso, perdieron a más de 2mil simpatizantes y la mayoría de ellos simplemente porque no están de acuerdo en la forma y estilo de hacer política de la “Seño” Senadora Adriana Dávila. Pero, si en realidad contáramos a los recientes tránsfugas azules, que un partido de tanto peso histórico, en un estado ya de por si pequeño como el nuestro tenga solo cerca de seis mil adheridos es una broma de mal gusto, es una cifra en verdad paupérrima, pero ahora son solo ya 3 mil 200…¿así como se pueden decir competitivos?.

Pero el argumento utilizado por aquellos que decidieron no renovar sus amores debería ser tomado en cuenta con más seriedad, lo mismo sucedió a nivel nacional con Madero, se repite con Anaya y las tribus azules van tomando el mismo caminito al barranco que tomaron sus colegas amarrillos, que hoy están casi extintos, las luchas internas los han debilitado y hoy su capacidad de respuesta ante los desafíos que impone la nación son casi nulos.

Hoy quien quiera ser gato de Adriana Dávila podrá ser Panista, quién no, es porque fue responsable directo de su derrota….Yo le compraría a Carreón su falaz pretexto si Dávila hubiese ganado todas las elecciones anteriores, pero es la candidata más perdedora de la historia política de Tlaxcala, cuatro descalabros seguidos…cuatro…y sigue en el poder, las bondades de nuestro asqueroso sistema político.

Dávila es sinónimo de derrota en las urnas, eso no la hace tampoco la peor política del estado, hay quienes le compiten por todos lados, simplemente no es de la simpatía del electorado por alguna razón que su equipo no ha tenido capacidad de descubrir, la urna simplemente no es lo suyo, por ello la lucha intestina por obtener de nuevo una plurinominal para la “seño “que la mantenga en la jugada, para ello debe controlar al partido en su estado, para ello debe marginar a dos mil elementos, para ello debe ser cómplice de la debacle panista en todo el país.

Los políticos; no importa su “ideología (si algún día saben que es eso) no son distintos, ya lo hemos comentado hasta el cansancio, ellos buscan sus privilegios, no trabajan a favor de otro a menos que eso les reditué en dinero, posición o futuro ascenso, quienes ya están arriba no se quieren bajar y para mantenerse son capaces hasta de acabar hasta con su “partido”, otros no le pagan a su gente, rechazan la esclavitud pero casi esclavizan a montones de familias necesitadas en pos de sus intereses personales, luego las dejan a su suerte, pero lloran en tribuna exigiendo indemnizaciones para los y las pobres afectadas por el Atoyac…pamplinas

Sigo insistiendo, la partidocracia es caduca, es lo más alejado de los intereses reales de la nacional, militantes o no, los ciudadanos debemos hacer un esfuerzo compartido por detener a personajes que son capaces de maniatar un partido solo para lograr su propio bienestar, ya sean solo tres mil o 50 mil, los militantes deberían ser ciudadanos más cercanos a los intereses generales y no solo a la de una “Seño” que se niega a dejar el poder.

Conociendo nuestro sistema y sus mañas, Dávila logrará su pluri…pero el PAN ¿ganará algo en Tlaxcala?…NO……Pero seguro eso ya será lo de menos…pues seguirán teniendo su sangre azul.

@olaizmau