Actores y escenarios: Los Berrinchudos
17 de Julio - 2017

Por Esteban García

LOS BERRINCHUDOS

Los de la bancada del PAN se vieron como simples resentidos cuando se sacaron de la manga supuestas insuficiencias en la integración del Plan Estatal de Desarrollo (PED). Aún no superan haber quedado excluidos en la conformación del nuevo consejo consultivo de la CEDH, debido a su falta de capacidad negociadora.

Tan mal se han visto que ni su convocatoria para boicotear la aprobación del Sistema Estatal Anticorrupción en los municipios les salió –incluso poniendo a Tlaxcala en riesgo de caer en omisión-, pues el llamado a que los munícipes panistas votaran en contra de la reforma no impidió que la mitad más uno de los ayuntamientos avalara la normatividad.

Y ahora, con el Plan de Desarrollo, hasta querían responsabilizar al Ejecutivo de la omisión en que incurrieron varios alcaldes que no entregaron en tiempo su Plan Municipal de Desarrollo, cuando lo cierto es que el Gobernador entregó dentro de los términos de ley su plan rector de gobierno, y no se le puede imputar el descuido de esos municipios.

Es por esa misma razón que, en un ámbito de respeto a la autonomía municipal, no pueden –ni deben- ser procedentes exhortos como el de la diputada federal Minerva Hernández, que pretende que el Ejecutivo salga al rescate de las comunas que enfrentan laudos laborales, pues cada administración es responsable de sus problemas domésticos.

Entendemos que los alcaldes se postularon porque querían ser autoridad, y ahora que lo son, su única obligación moral –y legal- es dar resultados. Lo mismo pasa con los panistas: olvidan que en determinados ámbitos y niveles son gobierno, y que desde ahí deberían empezar sus críticas para mejorar.

EL PLAN

Y a propósito del PED 2017-2021, resulta interesante identificar que el triángulo de prioridades del Gobernador Marco Mena se enfoca a reducir los rezagos y la brecha de desarrollo en la entidad.

En materia de empleo, se fortalecerán las estrategias que han permitido que Tlaxcala figure en los primeros lugares de crecimiento de empleo formal, y aprovechar las condiciones actuales para mantener el comportamiento positivo de los indicadores. En educación, se pretende la consolidación de la educación de calidad, aprovechando las bondades de la reforma educativa y emprendiendo un ambicioso programa de becas que estimule la preparación de las nuevas generaciones. Y en salud, la autoridad va por mejorar los servicios de atención primaria a la salud, así como el abasto de medicinas en todo el sector, que requerirá un rediseño para responder a las expectativas de la gente.

El PED contempla otros rubros de atención, pero son estas prioridades las que desde ahora permiten dilucidar que el gobierno se enfocará a servir desde las aristas que configuran el bienestar de las familias.

Lo importante es que, en esta ocasión, se reconoce que Tlaxcala atraviesa por un momento favorable que amerita trabajar con una perspectiva de oportunidad, para dejar atrás el perfil de un estado acostumbrado a pensar en pequeño y asumir el reto de transitar a la modernidad, pero con conciencia de las posibilidades de la entidad para aprovechar las tendencias regionales, nacionales e internacionales, en beneficio de su propio progreso.