Jefe político
13 de Julio - 2017

Marco sigue moviendo sus piezas, por lo que no será raro ver más activos a los actores políticos. A colación del ajedrez del gobernador, funcionarios que quieren ser candidatos se quedarán con las ganas. Sabrán algo en la colonia Loma Bonita donde una ex funcionaria se auto pagó una gran cantidad de dinero por su finiquito

Por Edgardo Cabrera

Encarrilados en la renovación del Congreso de la Unión, el Congreso local y la Presidencia de la República, Marco Mena sigue moviendo sus piezas en el ajedrez político.

Lo anterior explicaría la reaparición de su antecesor, Mariano González Zarur quien, si bien no tiene la intención de ser candidato en 2018, no significa que no vaya a operar a favor del PRI y del gobernador con los grupos que mantiene desde hace muchos años en Tlaxcala y con aquellos que tejen la política en el ámbito nacional.

El asunto es que el nuevo jefe político del estado es Marco Mena y sobre él recae el peso de los resultados locales en una elección trascendental para el tricolor que se juega no sólo su permanencia en el poder Ejecutivo Federal, sino en alcanzar mayoría en la Cámara de diputados y senadores.

En el plano local, el primer priísta del estado también se disputa la estabilidad de su gobierno, no perdamos de vista que un congreso adverso le complicaría sus tres últimos años de administración, ya vimos que PAN-PRD intentarán frenar todo lo que huela al tricolor y al Ejecutivo, en tanto que Morena tiene la línea nacional de no pactar con los gobiernos estatales.

Por lo que no será raro ver en las próximas semanas más activos a otros actores políticos que jugaron un papel clave en las elecciones del año pasado, entre ellos los ex aspirantes a la gubernatura, pero también a decenas de ex candidatos a alcaldes y diputados que le entraron a la alianza.

Soñadores

A colación del ajedrez del gobernador, la gran mayoría de los funcionarios estatales que sueñan con ser candidatos en el 2018 se quedarán con las ganas.

El asunto es muy simple, con poco más de 6 meses en el cargo no han dado resultados, no están dentro de los pactos políticos y tampoco gozan de la gracia de su partido y, lo que es peor, unos se subieron en su ladrillo y marearon.

En contraste, parece que solamente 2 podrían salir del gabinete para entrarle a las elecciones, se trata de Anabel Alvarado y Noé Rodríguez, no perdamos de vista que ambos formaron parte del acuerdo de diciembre de 2015 cuando se cocinó la candidatura de Marco Mena en el CEN del PRI.

Quién, quién???

Información que ya se encuentra en poder del Órgano de Fiscalización Superior da cuenta de que una ex funcionaria aprovechó su cargo para auto pagarse su liquidación como empleada de un organismo público.

Ni tarde ni perezosa, en cuanto ocupó la titularidad de manera interina, la abusada mujer ordenó al área de finanzas –bajo su cargo- pagar una abultada cantidad por concepto de finiquito por el cargo que tenía antes de ser impuesta como presidenta.

La cifra resulta ofensiva, máxime porque durante su gestión se quejó de la falta de recursos para dicho ente, evadió el pago de laudos laborales y desdeñó darle mantenimiento a vehículos y al edificio.

¿Sabrán algo en la colonia Loma Bonita donde se ubica la oficina donde la señalada detentó la titularidad?