Pirañas
28 de Junio - 2017

Por Mauricio Hernández Olaiz 

Cuando uno mira desde la orilla como se mueven las aguas, dan ganas de tirarse un clavado, pero luego de saber que esas aguas están infestadas de pirañas más vale abstenerse.

Y es que piraña no come piraña, se pueden golpear, amedrentar, evidenciar, traicionar, pero al final todas se mantienen nadando en las aguas de la impunidad, pues se saben cuidar las espaldas ya que les une la supervivencia y vigencia de su especie, total hay demasiadas víctimas para devorar, hay demasiado estanque para compartir mientras al resto lo mantienen en los caudales.

Por supuesto existen una gran variedad de pirañas, las de panza azul, las amarillas, las tricolores, aunque todas son peligrosas no se comparan con las verdes, las de panza de estrella, las naranjas y la turquesa, que aunque son mucho más pequeñas que las arriba mencionadas, devoran con gran ferocidad el erario sin aportar nada al ecosistema, por momentos se deben aliar a las especies más grandes para garantizar su supervivencia, en una de esas extrañas complicidades características de la especie. Recientemente connotados ictiólogos han dado a conocer la existencia de un nuevo género… La Morena (no confundir con un pez de cuerpo robusto y anguiliforme o en forma de serpiente), muy temible también y que dicen es la más hambrienta.

A la piraña sólo le interesa mantener sus privilegios, su fortaleza y su posición de poder en el estanque, pese a que por momentos parece ser dúctil y operar para generar aguas tranquilas, lo que propicia solamente la confianza del resto de las especies que se acercan sin temor para acabar siendo alimento fresco de este temible depredador.

En ciertas épocas; denominadas como electorales, son mucho más salvajes, se reúnen en grupos y comienzan una guerra intestina entre ellas para conocer que género gobernará por periodos de hasta seis años. Durante esta época el resto de las especies del hábitat son utilizadas para mostrar la fortaleza de su especie y con ello amedrentar y lograr la sumisión y obediencia de todo el ecosistema.

Una característica significativa de la piraña es que sólo se interesa por ella misma, pese a que nada por todo el estanque aparentando pretender el bien común. Sus estrategias de dominio del ecosistema son variadas, los estilos diferentes pero el objetivo es el mismo, el poder, los privilegios y la riqueza. Las últimas pirañas del género conocido como “del Populli” más ocupadas por el bienestar común y el crecimiento sustentable se extinguieron hace más de 200 años.

Negociar con pirañas es peor que hacerlo con tiburones, pues son especialistas en la traición y con un enorme don para la victimización, mientras que el tiburón es agresivo pero frontal en su ataque.

Han existido intentos muy pobres y poco apoyados por el ecosistema para aniquilar a las pirañas, sin embargo la destreza y astucia de este carnívoro ha podido, en todos los casos, sortear los débiles intentos para su aniquilación gracias a su control de los mecanismos de supervivencia, aunque cabe reconocer que se sigue trabajando en ello y tal vez nuevas generaciones consigan de una vez acabar con esta especie que resulta ser el responsable del estancamiento nacional.

Sobre el PED

No pienso opinar sobre el mismo, finalmente será el poco tiempo que le queda a la administración menista el que demuestre si es tan sólo un compendio de buenas intenciones o un bien armado y estructurado programa para el desarrollo del estado. De entrada sólo me permito argumentar que la mayoría de los responsables de ponerlo en marcha están lejos de ser los adecuados. En el gobierno de Marco Mena no están los mejores hombres y mujeres de Tlaxcala, ya sea porque el mandatario puso a amigos, socios, compinches o seguidores en los cargos o por cubrir cuotas de poder, pero claro está que jamás revisó un sólo curriculum vitae de nadie ajeno a la política partidista.

Personalmente conozco a hombres y mujeres Tlaxcaltecas que cuentan con mayor preparación, experiencia y compromiso que los que forman el gabinete, especialmente en las áreas de economía, turismo, salud, y hasta ecología, que decir de comunicación, pero finalmente el que deberá entregar cuentas con la historia es Marco Mena, como ya lo hacen sus antecesores, (sin preocuparse demasiado claro está, ahora hasta algunos se sientan juntitos).

Es mi punto de vista, así como otros han dado el suyo muy respetable sobre el tema, concuerde o no, pero cuando es la clase política antagónica al mandatario la que, utilizando espacios similares a este, destruye el PED con argumentos cuasi Babilónicos no puedo más que sentir una profunda rabia..

Mire usted, el que aquellos que han pasado por la silla, u ocupan o han ocupado curules y escaños se pongan a manifestar lo insulso del PED, que critiquen su gobernanza, que exijan un cómo, que manifiesten su molestia por que no se cumplan las promesas de campaña luego de 6 meses de gobierno, me parece por demás deleznable, hipócrita y simplemente propagandístico, de bajeza electorera, porque todos ellos deben abonar al trabajo antes de desacreditarlo, pero por alguna razón simplemente no lo llevan a cabo, pero eso sí, se ponen a exigirle al de enfrente, siempre hay que ver la viga en el ojo propio antes de opinar. El qué este comprometido con su trabajo y haya dado resultados satisfactorios y COMPROBABLES que desbarate el plan, al resto mejor les invito a opinar sobre…sobre…híjole pues no se me ocurre nada, hasta de poca relevancia, en lo que lo puedan hacer.

@olaizmau