Resaca
15 de mayo - 2017

Coyotes se hizo del bicampeonato y ante la falta de infraestructura el gobernador ya se comprometió a ampliar el estadio. Oportuno resultó el llamado que Marco Mena hizo a los acelerados, a aquellos que trabajan para promoverse en lugar de dar resultados. Al nuevo líder del PRI le espera una dura prueba en el 2018

Por Edgardo Cabrera

Luego de dos temporadas excelentes, Coyotes de Tlaxcala se hizo del bicampeonato y amarró así su ascenso a la primera división A, algo que desbordó los ánimos de la creciente afición del equipo fundado en el sexenio pasado y en el que participan de manera tripartita Gobierno del Estado, Grupo Providencia y el Club Pachuca.

Pero tras el júbilo viene la calma, o mejor dicho, la resaca, la interrogante es mayúscula dado que corrieron rumores de que los Coyotes se encuentran a un paso de migrar a Hidalgo ya que la entidad carece de la infraestructura mínima que exige la Federación Mexicana de Futbol Asociación para albergar a un equipo en la liga que es la antesala a la primera división profesional.

Como en su momento lo escribimos, aunque existe un proyecto elaborado por la administración estatal anterior, que incluye la ampliación del estadio Tlahuicole en 10 mil gradas más y alcanzar una capacidad de 15 mil asistentes (algo que establece el reglamento), en los hechos no existe presupuesto ni tiempo, el futuro los alcanzó.

Difícil, aunque no imposible, será realizar tal infraestructura antes de que inicie el torneo, además, no perdamos de vista que deberá incluirse un estacionamiento.

Lo lógico sería construir un estadio nuevo, fuera de la zona Centro de la Capital para no generar caos vehicular los días de partidos, aunque eso deberá ser un proyecto a largo plazo.

Ahora, tampoco perdamos de vista que el ascenso implicará gastar en una nómina más cara y los viáticos también incrementarán, por cierto, de todo lo anterior quien mayor aportación tiene es el gobierno del estado.

Pero tal parece que el gobernador Marco Mena ya inclinó la balanza a favor del proyecto deportivo, sin duda exitoso, por lo que anunció que su administración ampliará el Tlahuicole, y es que de lo contrario el Club Pachuca no dudará en trasladar a los Coyotes a Hidalgo, porque sabemos de muy buena fuente que los empresarios, Jesús Martínez y Carlos Slim, no están dispuestos a sacrificar el boleto.

Llamado

Sumamente oportuno resultó el llamado que el gobernador Marco Mena hizo a los acelerados, a aquellos que trabajan para promoverse en lugar de dar resultados para generar simpatías a favor del PRI.

Fue en el acto donde Florentino Domínguez Ordóñez tomó protesta como presidente del CDE, cuando el titular del Ejecutivo estatal dijo que la militancia y sus liderazgos deben nutrir la unidad, y a partir de un mayor contacto con la gente, fortalecer al partido.

Si bien sabe que algunos cuadros tienen expectativas en torno a las candidaturas, los conminó a no comer ansias, ya que ello erosiona la unidad y fuerza del partido.

Marco Mena expresó que ya vendrán las decisiones, pero antes los priístas deben honrar al partido que quieren representar, y “fortalecerlo con humildad, con trabajo solidario, con desprendimiento, sabiendo que el futuro del estado y el futuro del país dependen de mantener la vitalidad de las transformaciones históricas realizadas en los últimos años por el Presidente Peña Nieto”.

Además les pidió a sus correligionarios caminar hombro con hombro para cumplir la tarea vital del tricolor, lo que implica trabajar, más que por meros triunfos, por la viabilidad de México como un país exitoso.

Eso lo entiende bien Marco Mena que, a pesar de permanecer cercano a su partido, ha sido cuidadoso de la ley para no trastocar su desempeño como gobernante. Y es que al final, los resultados de su gestión invariablemente favorecerán la imagen de su partido ante los ciudadanos, que cada vez exigen mejores cuentas.

Ojalá que los priistas tengan muy clara su realidad, y atiendan este llamado sensato, principalmente aquellos que pretenden anteponer sus intereses personales.

A prueba

A colación del PRI, a Florentino Domínguez finalmente se le hizo tomar protesta como dirigente estatal, si bien no vino el líder nacional, fue la secretaria General, Claudia Ruiz Massieu quien le dio la posesión del cargo.

El ex diputado enfrentará ahora su más dura prueba en su carrera política, aunque Marco Mena es el primer priísta del estado, ante una eventual derrota en las elecciones federales el “profe” cargará con toda la culpa, en caso contrario, las palmas se las llevará el gobernador, así de cruda es la realidad dentro de la familia tricolor.

También es cierto que Florentino enfrenta el repudio del marianismo, para nadie es oculto que el grupo del ex gobernador no le firmará ningún cheque en blanco a quien consideran uno de sus mayores fracasos en el terreno político y símbolo de la traición.

Manota izquierda 

Nos llegan quejas de al menos dos alcaldes que fueron buscados para hacer “negocio” con el tema de la revisión de sus cuentas públicas para garantizar, desde ahora, su aprobación desde el seno de la Comisión de Finanzas del Congreso.

Los quejosos nos aseguran que se trata del inquieto “Goyito” quien anda estirando la manota izquierda, además les llega con el cuento de que en el PRD le ofrecieron la diputación plurinominal y federal, ¡vaya hablador!

¿Sabrá el diputado presidente de dicha comisión que andan lucrando a su nombre?