Sin debate no hay democracia
7 de Mayo - 2017

Por Carlos Carreón Mejía

Un partido que lucha por fortalecer la democracia en el sistema político mexicano, no se puede desentender de dicho ejercicio, o como dicen por ahí, “ser candil de la calle, obscuridad de la casa” Pongo esto a colación, estimado lector, porque la semana pasada fuimos testigos en el Consejo Nacional del PAN, de un debate aguerrido entre dos figuras panistas, Felipe Calderón, ex presidente de México, y Juan José Rodríguez Prats, ex legislador federal.

Resulta que ambos personajes abrieron un frente en la tribuna del Consejo Nacional, donde expusieron los puntos en los que están en desacuerdo respecto al proceso de selección de candidatos para el 2018, en el que por lo menos cuatro panistas han levantado la mano: Margarita Zavala, Rafael Moreno Valle, Ernesto Ruffo Appel y Ricardo Anaya Cortés.

Lo cierto es que el debate interno en Acción Nacional empieza a subir de tono – de manera natural- toda vez que el PAN encabeza ya las preferencias electorales del 2018, y cuenta con más perfiles, preparados y con posibilidad de triunfo, que ningún otro partido en el país.

Acción Nacional es la institución política que más métodos democráticos tiene para desarrollar su vida partidista, incluso plasmados en sus estatutos. El PAN es también el partido donde el militante tiene tanto poder de decisión, que puede elegir al dirigente nacional, estatal y municipal, así como a sus candidatos a los cargos de elección popular. Vivimos en democracia, porque nacimos en democracia, por eso a los panistas no nos espantan la confrontación de ideas, al contrario, forman parte indispensable de nuestra vida, y nos fortalece como partido político.

El mayor reto que enfrentamos como panistas no es evitar los debates como queriendo hacer creer que todos pensamos igual, sino encontrar las coincidencias que nos tienen participando en política desde Acción Nacional; sí, el mayor reto se define con una palabra: unidad. Esta palabra que de pronto se antoja mítica en un partido político es posible, no por el hecho de creer que todos podemos pensar o ser iguales, sino por el hecho de coincidir en una doctrina como la que define al PAN.

Y ya que hablamos sobre la vida interna del PAN, le comento que esta semana iniciamos en Tlaxcala con el programa de actualización de datos de los militantes en la entidad. Este programa que arrancó en Guanajuato, y del que es encargado el Senador Ernesto Ruffo Appel, tiene como finalidad tener un padrón confiable y transparente.

Los 5,260 panistas de Tlaxcala podrán acudir a partir del 8 de mayo a los diez módulos que se instalarán en la entidad para que puedan actualizar sus datos, de los cuales, cinco estarán de manera permanente en los municipios de: Tlaxcala, Calpulalpan, San Pablo del Monte, Huamantla y Apizaco, y cinco más que le darán dos vueltas al estado, para que ningún panista se quede con la oportunidad de realizar este trámite.

Una vez más, agradezco el favor de su lectura.