Acelerado
24 de abril - 2017

Marco apretó el paso en lo político y en el ejercicio de gobierno para muestra la presencia de 3 secretarios de estado, el clúster automotriz y la concreción de inversiones. Su paso por la diputación y la alcaldía le bastaron a Ixtlapale para dedicarse a la aventura. A la Cruz Roja le urge oxígeno, una persona que no solamente administre sino que rinda cuentas

Por Edgardo Cabrera

Marco Mena apretó el paso en lo político y en el ejercicio de gobierno para muestra la presencia en Tlaxcala de 3 secretarios de estado en los últimos días los cuales, por cierto, son candidateables a la Presidencia de la República.

El secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade Kouribeña, fue el primero en arribar, le siguió el secretario de Salud, José Narro, y finalmente el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

Los 3 no solamente apapacharon al gobernador Mena, sino que hicieron compromisos con Tlaxcala para ampliar el impacto de los programas gubernamentales y los incentivos.

A los anteriores se sumó la llegada del titular del Infonavit, David Penchyna Grub quien vino a la entidad para anunciar la ampliación de la oferta de créditos de vivienda para los trabajadores y este lunes el gobernador va a la reunión regional de educación que encabeza el secretario Aurelio Nuño Mayer, otro de los candidateables a la Presidencia.

Por si fuera poco, al cierre de la semana pasada estrechó acuerdos con el gobierno y la iniciativa privada del vecino estado al concretar el clúster automotriz Tlaxcala-Puebla, sin olvidar la apertura de la tienda departamental Liverpool.

Ahora, salvo sus contadas excepciones, sólo falta que los funcionarios del primer nivel entren en la misma dinámica y aprieten el paso, vemos con preocupación dependencias en parálisis (como el Sepuede) y secretarios haciendo campaña en busca de ser candidatos el próximo año.

Aventurero

Su paso por la diputación local y después por la presidencia municipal de Huamantla le bastaron a Carlos Ixtlapale para dejar la política y dedicarse a la aventura.

Ahora sabemos, gracias a su propia cuenta de Facebook, que anda por todo el mundo viajando, lo mismo recorre con su novia Asia que Europa y, por supuesto América.

El problema es que su vida de rico contrasta con los pendientes que dejó en Tlaxcala, recordemos que su cuenta pública como alcalde fue reprobada y se le acusó de un desfalco a la comuna por más de 80 millones de pesos.

Ixtlapale parece haber burlado no sólo la ley –por lo visto el OFS nunca presentó denuncia penal en su contra- sino que se pitorreó de sus paisanos a quienes dejó sumidos en la bancarrota.

Cuenta regresiva

Al menos 2 semanas restan para que se concrete el relevo en la delegación estatal de la Cruz Roja y finalmente deje el cargo la sempiterna presidenta, Martha Sesín.

A más tardar el 8 de mayo asumiría las riendas Silvia Elena Rodríguez de Espino, quien se venía desempeñando como coordinadora estatal de las Damas Voluntarias.

A la noble institución le urge oxígeno, una persona que no solamente administre sino que rinda cuentas, recordemos que tras más de una década en el cargo doña Sesín llegó al final tachada como un liderazgo caduco, desgastado, obsoleto y opaco.

Pese a que los delegados estatales son designados por un periodo de 2 años, la también empresaria restaurantera se contagió del mal del político y se perpetuó en el cargo una y otra vez.

Curioso fue que durante su gestión los delegados municipales eran llamados a cuentas cada 2 años y, de no comulgar con la delegación estatal, fueron sustituidos.