La red
20 de Abril - 2017

Al interior del OFS operaba y aún hay resquicios de una amplia red de corrupción integrada por funcionarios y empleados quienes solaparon por años el saqueo del erario por parte de alcaldes y entes públicos. Parece que no hay vuelta de hoja para que la capital del estado mantenga la presidencia de la asociación de síndicos

Por Edgardo Cabrera

Alberto Amaro puso el dedo en la llaga al confirmar que se investigan actos de corrupción en el Órgano de Fiscalización Superior.

La declaración del perredista es la primera, en años, que hace un diputado de manera oficial y mediante la cual se acepta que desde el OFS se negociaban $ los informes de las cuentas públicas para enviarlos en sentido positivo.

De manera directa señaló al ex director jurídico, José Antonio Hidalgo Cote, personaje incondicional del ex auditor Crispín Corona, y quien fue despedido hace algunas semanas por la titular del organismo, Isabel Maldonado, ante la pérdida de confianza y múltiples señalamientos en su contra.

Además de lo dicho por el diputado Amaro, ahora sabemos que al interior del OFS operaba una amplia red de corrupción integrada por funcionarios y empleados quienes solaparon por años el saqueo del erario en decenas de municipios y entes públicos.

Tan es así que nos confirmaron que desde esta semana inició el despido de personal estrechamente ligado a Crispín Corona y al ex jurídico, Hidalgo Cote, pero no sólo eso, sino que las primeras investigaciones han confirmado asuntos graves que van más allá del maquillaje de los informes de resultados a la revisión de los entes fiscalizables.

Por ejemplo, de por lo menos 120 denuncias penales que debieron presentarse por la reprobación de cuentas públicas en los últimos años, la mitad no fueron elaboradas ni enteradas a la Procuraduría General de Justicia del Estado.

Lo que es peor, la gran mayoría de esos casos ya prescribieron y otros están a punto, dejando impune la malversación de fondos públicos.

Desinformada

Este jueves será renovada la dirigencia de la Asociación de Síndicos y aunque 2 planillas se disputan la presidencia, parece que no hay vuelta de hoja para que la capital del estado mantenga la presidencia.

Resulta que el ex diputado y síndico de Tlaxcala, el priísta Héctor Martínez privilegió la política y conformó una planilla en la que incluyó a varias fuerzas partidistas.

Ante ello su contrincante, la representante de Panotla, la perredista Evelyn Chagoy Amaro, al parecer se dio por derrotada al apelar al género para ser nombrada como presidenta y descalificó a su contrincante por el simple hecho de ser varón y priísta.

El asunto es que para su infortunio Martínez no sólo logró el respaldo de los síndicos priístas sino que su planilla la conforman en su totalidad mujeres: Huamantla (PRI), Papalotla (PRI-Verde), Chiautempan (PRI), Tetla (PAN), Muñoz de Domingo Arenas (PRI) y Tzompantepec (PAC).

Por lo anterior no se descarta que la perredista trate de reventar hoy la elección.