El Tlecuile: José María Paz
12 de Marzo - 2017

Panistas de memoria corta y cola larga, muy larga

Los moches y tranzas de los azules son legendarios. Y se les ocurre crear un órgano para investigar y sancionar corrupción. ¡Simpático autogol de las brillantes mentes del PAN!

Ojalá que el organismo que impulsan empiece por meter a la cárcel a Orlando Santa Cruz Carreño quien dejó a Apizaco sin dinero para deporte ni cultura convirtiéndolo en una vergüenza nacional.

O que tal por el ex diputado Ángelo famoso no solo por sus escándalos personales ventilados por su ex esposa sino por el desfalco millonario que durante su “administración” sufrió el congreso…O que tal si investigan las cuentas públicas de Apizaco, Calpulalpan o Yauhquemehcan o las moches de la ex diputada federal Aurora… ¿Quieren más?

EL SEGURO IMPOPULAR

De manera increíble, el seguro popular en Tlaxcala sigue estando en las manos del poblano Hipólito quien solo rinde cuentas al anterior secretario, el mal recordado Guarneros. Los nobles propósitos de la institución son pisoteados un día sí y otro también por este sujeto que no se cansa de maltratar a los tlaxcaltecas, de propiciar el desabasto en medicinas y de escamotear los recursos de la SESA.

GABINETE JOVEN, ¡BIEN!

Acertada decisión del Gobernador Mena de colocar a una mujer joven y con experiencia como Anabel Alvarado que junto a los recientes nombramientos dentro del gabinete ampliado reflejan nuevos horizontes y más altura de miras.

Lejos, muy lejos quedaron personajes de la era paleozoica como Ubaldo Velasco, Roberto Romano o Tomás Munive que operaban al viejo, muy viejo estilo. Dicen los que saben que estos personajes querían arreglar los problemas a la antigüita, que pedían que sus secretarias enviaran telegramas, recibieran faxes…y ni siquiera un teléfono celular inteligente sabían usar ¡¡

DESAGRADABLE

Cómo es posible que nadie haga nada ante el desorden del personal de Correos de México que han convertido la esquina más bonita de la plaza de la constitución en una especie de cuarto de lavado de azotea al poner una gigantesca bocina con música a todo volumen causando molestia y mala imagen a propios y visitantes.