Reconciliación
10 de Enero - 2017

Marco no quita el dedo del renglón en la reconciliación, veremos si algunos ex gobernadores no tratan de abusar. Empresarios y la iglesia condenaron las protestas que afectan a ciudadanos, en contraste el PRD anunció bloqueos. Coparmex va contra la postura de la IP nacional comprometida a evitar la escalada de precios

Por Edgardo Cabrera

El gobernador Marco Mena no quita el dedo del renglón de propiciar una política de reconciliación dándole la vuelta a la página de la elección del año pasado.

El encuentro que apenas sostuvo con Beatriz Paredes Rangel no sólo fue para la foto, es una clara señal de tolerancia para aquellos que difirieron con él en campaña.

Recordemos que la ex gobernadora se decantó por la perredista Lorena Cuéllar, al igual que lo hicieron Alfonso Sánchez Anaya, Álvarez Lima y el hoy diputado local Héctor Ortiz.

Marco Mena les tendió la mano a los cuatro, veremos si los ex gobernadores muestran altura de miras o simplemente aprovechan la buena voluntad del mandatario para tratar de sacar raja política, posiciones en el gobierno o contratos para sus empresas familiares.

Desacuerdos

Un grupo de representantes de la sociedad civil, organizaciones empresariales y la iglesia fijó un pronunciamiento mediante el cual rechazaron protestas violentas o actos vandálicos utilizando como excusa la molestia generalizada por el incremento en el precio de los combustibles, al tiempo que condenaron la campaña de desinformación generada en redes sociales propiciando psicosis.

Empresarios y transportistas coincidieron en que el cierre de carreteras así como el saqueo de negocios no son la vía para expresar inconformidad, por el contrario, su llamado fue a las instituciones para establecer acciones conjuntas para evitar afectaciones y mantener la paz.

El pronunciamiento coincidió con el anuncio del acuerdo para el “fortalecimiento económico y la protección de la economía familiar” mediante el cual el gobierno federal se comprometió a la austeridad en el aparato burocrático y recortes en su gasto, exhorto que se hizo extensivo a las entidades.

En tanto que los empresarios y sindicatos ofrecieron mediante ese pacto coadyuvar para frenar la escalada de precios, mantener los empleos y elevar la competitividad.

En contraste el PRD local anunció que endurecerán las protestas para lo cual hablaron de la toma de casetas de cobro de carreteras así como marchas, aunque no escuchamos de planes de austeridad en sus gobiernos municipales o cancelar el uso de vales de gasolina.

Negrito en el arroz

Por cierto que nunca falta el negrito en el arroz, el Centro Empresarial de Tlaxcala adherido a la Coparmex replicó la misma postura de su par nacional, dijo que la agrupación no apoyará el acuerdo para el “fortalecimiento económico y la protección de la economía familia” promovido por el gobierno federal.

José Carlos Gutiérrez Carrillo criticó el pacto y lo tachó de “unilateral”.

Sin embargo, en el plano nacional Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial se sumó a la iniciativa y le dieron a Peña Nieto su apoyo.

En representación de los organismos de la Iniciativa Privada aglutinados al CCE (a excepción de Coparmex), Castañón pidió dejar de lado “mezquindades e intereses particulares” y llamó a la “unidad y generosidad”.

La postura de Coparmex nacional, al igual que local, no es de extrañar ya que dicho organismo tiene fuertes vínculos con el PAN, partido que trata de sacar raja política del incremento a los combustibles pese a que apoyaron en su momento la reforma energética y aplaudieron la apertura al libre mercado.

edgardocabrera_morales@hotmail.com

http://www.facebook.com/edgardocabreramorales              

twitter @gentetlx